Destacadas del día

¿Sueles ir de putas? Así es el putero español. Valencia cuenta con un porcentaje alto de puteros.


02 octubre 2016

¿Sueles ir de putas? Así es el putero español

“El sexo con putas es de pago, pero el matrimonio es mucho más caro y muchas veces no tienes ni sexo”



Cuando se habla de prostitución la mayoría de hombres dicen siempre lo mismo: “Mientras sea libre y consentido cada uno puede hacer con su cuerpo o deseo lo que quiera, así que no me parece mal”. El problema es que esas condiciones no siempre se dan, más bien casi nunca. El problema es que la inmensa mayoría de las mujeres que se dedican a la prostitución lo hace porque no les queda más remedio o se ven obligadas. Según un informe elaborado por una comisión del Congreso de los Diputados en España existen unas 310.000 mujeres que practican la prostitución, siendo la inmensa mayoría pobres, inmigrantes e indocumentadas, mientras que practicamente la totalidad de los clientes, concretamente el 99,8%, son hombres.


España es un país de puteros y valencia cuenta con un gran porcentaje. En el último estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas sobre Actitudes y prácticas sexuales, el 34,6% de los hombres reconoció haber tenido alguna vez en su vida relaciones sexuales con una prostitutas o persona a la que habían pagado por el servicio. Seguro que el porcentaje es mucho mayor y con bastante diferencia, inclusoel mayor de Europa. Pero lo que más llama la atención es que está aumentando.


¿Por qué al hombre español le gusta tanto ir de putas? Hay muchas razones, pero como explican diferentes informes y estudios, un de las principales causas es que las autoridades de nuestro país han sido muy flexibles y permisivas con el negocio e industria del sexo de pago.


En 1995 hubo una reforma que despenalizó el proxenetismo a nivel jurídico, lo que permitió que llegaran muchas mafias de toda Europa. Casi como en el cualquier negocio empresarial, aumento la oferta y con ello también la demanda.


“Se tiene la creencia que el perfil del putero es alguien casado, de sexualidad tradicional, pero no es realmente así”


Prácticamente se puede definir el perfil de forma sencilla, ser hombre. “No es una casualidad, no es azar, tiene que ver con la socialización que recibimos y una sociedad patriarcal.


El acudir a prostíbulos, puticlubs forma parte de una subcultura masculina en el que la prostitución es sólo un divertimento más. Por ese motivo es habitual el típico cliente casual, acuden a un club después de una despedida de soltero, una cena de empresa, como el que va a un after, o un día de fiesta a tomarse la última. Te sueles encontrar todo tipo de hombres. El perfil es heterogéneo: de todas las edades, clases, ocupaciones, formación, ideologías políticas… Pensamos en el putero como alguien casado, de sexualidad tradicional, pero no es así. Te impresiona cuando vas a los clubs y ves la gente que hay. Hay estudiantes, empresarios, gente guapa, gente de cualquier clase social.


Un retrato del putero español y ya que estamos en Valencia, el valenciano.

Según algunas investigaciones los clientes pueden dividirse en cuatro grandes grupos con un tipo de características iguales en cuanto a la prostitución.


El cliente misógino

“Es algo que existe desde el principio de la existencia”, “todo el mundo va de putas”, “prestan un servicio necesario a la sociedad”… Son testimonios reales recogidos por las investigadoras, que reflejan claramente que, para este tipo de clientes, la prostición es algo normal y necesario.

Este tipo de clientes son minoritarios, y representan sólo entre el 10 y el 15% de los puteros, aunque son los más peligrosos por que para ellos la mujer es un ser malévolo, falso y materialista. No tienen más remedio que pagar por el sexo porque son las víctimas de un sistema en el que la ambición de las mujeres les obliga a gastar su dinero por tener sexo con ellas.

Entre las características más marcadas por los clientes misóginos destaca la búsqueda “sexo de calidad”, cambiar la rutina diaria de la vida en pareja y satisfacer necesidades físicas para mantener la salud corporal y mental.


El cliente consumidor

La mayor parte de los clientes están en este grupo y muchos son jóvenes: no son sexistas y algunos son críticos con el machismo. Saben que hay mujeres explotadas o maltratadas, pero prefieren no pensarlo, al igual que alguien que compra ropa o tecnología que ha sido fabricada en Asía por niños o bajas condiciones laborales.Van de putas a comprar un servicio más, es un sexo de consumo. Todo esto es un poco cínico.

El 305 y 35% de los puteros esta en este grupo, a parte de ser el que más crece. “La lógica de consumo se impone por encima de otras”.

Se buscan emociones diferentes,experimentar con el sexo, cosas que no te atreves con tu pareja, mujeres de distinto origen, grupos, prácticas especiales… Para ellos es fácil mantener una relación con alguien, e ir de putas.

Para justificar el sexo de pago el cliente se escuda en la ideología capitalista y liberal que transforma todo en una mercancía o producto que puede ser comprado y vendido.


El cliente amigo

Este es el 2 perfil con más clientes, que representa algo más del 25% de los puteros son gente de lo más normal, empática, simpática, integrada socialmente, tienen sus grupos de amigos y no son personas que aparentemente muestren dificultades en las relaciones sociales.

Estos clientes tratan de humanizar a las prostitutas y empatizan con ellas, pero eso no les impide consumir sexo de pago. Tratan de diferenciarse de otros clientes, con su buen hacer como amantes, porque ellos saben como hacer disfrutar a las prostitutas, y las tratan mejor que el resto. Muchos son conscientes de no es más que una actuación o juego, pero buscan afectividad, el cariño y aseguran que solo lo encuentra allí.


El cliente crítico

Es el menos numeroso sólo encaja en este perfil uno de cada diez puteros. Son personas que reconocen la existencia de desigualdad,son conscientes que casi ninguna prostituta lo es por gusto y están arrepentidos de haber consumido sexo de pago. Algunos dice que si acabaron de putas, fue por presión de su grupo de amigo o colegas de trabajo.

Los clientes críticos son los únicos que vislumbran una de las razones de ser de la prostitución. Si te sientes como inferior, tienes una oportunidad para sentirte superior y para hacer lo que realmente deseas. Según cuentan algunos clientes.


Comparte esta noticia con tus amigos: